El latido de la ciudad – Conferencia en el Ernest Lluch K.E.

+ Cultura
Pensar la Ciudad
Miren Gutiérrez

Ver ubicación

13 Nov 2014
/ 19:30
Libre hasta completar aforo
En castellano
60 minutos

Vivimos en ciudades donde muchos de los objetos, edificaciones,sistemas de distribución de servicios e incluso piezas del mobiliario urbano son recpetores y recopiladores de datos y están conectadas a redes. No hay más que mirar en tu bolsillo: somos nosotros mismos portadores de estos dispositivos emisores y receptores de señales.

Más información: Pensar la Ciudad

Salón de actos (entrada junto a la puerta 8 de acceso al estadio de Anoeta).

Buenas noticias, con ‘peros’

Europa acuerda un recorte del 40% en las emisiones de CO2 (dióxido de carbono) respecto a los niveles de 1990 para 2030, y una cuota de renovables del 27% y un objetivo del 27% de eficiencia energética, así un impulso de las interconexiones.

Es una buena noticia y ya era hora. Esperemos que tenga un efecto domino en otros países, especialmente en China, que es actualmente el mayor emisor de CO2 en términos absolutos, y en Estados Unidos, el mayor emisor si se mide per cápita. La maquinaria diplomática europea debe ponerse en marcha rápidamente en vísperas de la cumbre de Lima, del 1 al 12 de diciembre del 2014, y de la cumbre clave el año próximo en Paris, donde se acordara el sucesor del Protocolo de Kioto.

El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (conocido por sus siglas en inglés, IPCC) lleva diciendo mucho tiempo que hemos agotado el tiempo. Pero también que el implacable incremento de las emisiones  se puede frenar usando una variedad de cambios de comportamiento y medidas tecnológicas. Pasar de ahí tendría consecuencias terribles. Según el último informe del IPCC, si se quiere limitar el aumento de temperatura global a 2 grados centígrados para final de siglo, habría que reducir las emisiones globales de gases de efecto invernadero entre un 40% y un 70% para 2100 con respecto a las emisiones del año 2010.

Pero este no será un objetivo sencillo. Los Estados mantienen la soberanía sobre la política energética, con muchos intereses en juego alrededor del sector de los combustibles fósiles. Y esta decisión tiene aspectos que no quedan claros o se dejan a la implementación voluntaria, como por ejemplo el objetivo de eficiencia. De hecho, algunas empresas dedicadas a la eficiencia energética ya están diciendo que este objetivo nada tiene de ambicioso. Además existe una cláusula que podría abrir el acuerdo a una revisión y a fijar nuevos objetivos (supongo, menos ambiciosos) si es que la decisión europea no se ve secundada e igualada en Paris por otros países.

Este asunto es crucial. Informes que hemos publicado en el Overseas Development Institute demuestran que, si no se combate el cambio climático, el mundo puede despedirse de terminar con la pobreza, porque será un impedimento para millones de personas, especialmente en África, salgan de la pobreza y muchas volverán a ella a consecuencia del cambio climático.

Existe un amplio consenso en la comunidad científica sobre lo que hay que hacer. El acuerdo europeo está al borde de lo mínimo necesario indicado por el IPCC –recortar las emisiones entre el 40% y el 70% para 2100. Es un buen comienzo, pero queda mucho por delante.

Ecologismo y ‘la izquierda’, un nuevo artículo

Ecologismo y ‘la izquierda’, un nuevo artículo en Grand Place, nueva revista de pensamiento y cultura publicada por la Fundación Mario Onaindia. Aquí un nota de El País sobre el lanzamiento de la revista.

Asi comienza:

Ecologismo y ‘la izquierda’

Por Miren Gutiérrez

A pesar de las horas bajas que está pasando el ecologismo a causa de la crisis por percibirse como un lujo que no nos podemos permitir, en verdad se trata de una corriente tan aceptada en el discurso político que ha entrado incluso en las escuelas de pensamiento más rancias. Políticos de todos los colores han aceptado, al menos de boquilla, que la sociedad y sus estructuras no existen al margen de la naturaleza, sino como partes de ella. La cacería de elefantes en Botsuana no es ya un pasatiempo bien visto y expresiones como ´especies´, ´biodiversidad´ y ´cambio climático´ trufan la oratoria de los dirigentes más retrógrados.

Esta aparente integración de los movimientos, ideas y asuntos medioambientales en el discurso político hizo que algunos –como en el teórico holandés de la Universidad de Randboud Marcel Wissenbug—  se preguntaran si acaso haya dejado de existir una razón de ser para el ambientalismo como una corriente separada de otras hoy en día. En su libro Liberal Democracy and Environmentalism. Wissenbug examinaba si la normativa de la democracia liberal había absorbido las ideas fundamentales del ecologismo y si sus instituciones las habían incorporado. Y si así fuera, para qué insistir en algo que ya es, como se dice en inglés, parte del mainstream, de la ideología dominante.

Para mí, este es un debate teórico alejado de la realidad. Aunque haya pasado ya una década desde la publicación de este libro, ni la política ha absorbido el ecologismo de verdad ni mucho menos se han integrado sus ideas en las instituciones y sus normas, a excepción de algunos casos locales, aislados y ligados a las comunidades. En ningún país.

Zero poverty… think again

Zero Poverty

You probably think climate change has nothing to do with you. You are wrong. Overall, the impacts of climate change in various areas are deep and broad. In 2015, the world has a chance to get it right. Carrying on as we are holds enormous risks, so climate change must be central to the efforts to end poverty, however complicated this is. Negotiations are beginning as we speak. It would be unfair to deal with climate change without considering the people, but to face development without considering climate change is foolish.

This discussion is the focal point for a recent report published by the Overseas Development Institute (ODI). In it, we review more than one hundred scientific publications to determine what science is saying about the impacts of climate change on things like food security, agriculture, access to energy, access to water and sanitation, health, poverty reduction and education.

 

Reflexiones sobre una comunicación que transforma

Ya está disponible Reflexiones sobre una comunicación que transforma, publicado por la Universidad Internacional Meméndez Pelayo e Inter Press Service, que incluye un artículo mío titulado “De la acción al activismo”.

Esta publicación recoge algunas de las reflexiones de los encuentros Comunicación y Desarrollo: nuevos escenarios (2011) y Comunicación para el cambio social (2012), cuarto y quinto de una serie de reuniones organizadas por la agencia de noticias IPS en la UIMP. Tomo de la introducción: “Constituidos como espacios de reflexión e intercambio continuo, tuvieron siempre el foco puesto en una comunicación que aboga por sociedades menos desiguales y más participativas. Si en los primeros Encuentros se buscó coherencia y la identificación de inconsistencias en las políticas de comunicación del desarrollo, y después se reflexionó acerca del impacto de los avances tecnológicos, en 2011 el desafío fue analizar los nuevos escenarios a los que se enfrentaba la comunicación para el desarrollo, tras las revelaciones de Wikileaks o el incremento de las relaciones de cooperación Sur-Sur. “

Algo cambia, al menos en los discursos

Algo está cambiando cuando una revista como Bloomberg/Business Week consagra tres artículos a temas medioambientales bastante espinosos y con una perspectiva progresista.

A la desaparición por la subida del nivel de los océanos de islas del Pacífico como Kiribati dedica nada menos que su portada y otras doce páginas de su versión en papel. Kiribati tiene una población de 103.000 habitantes.

“En los últimos 20 años –dice Bloomberg—, los océanos del plantea se han elevado mucho más rápidamente que en ningún otro momento de la historia. Kiribati pronto será anegada por el agua, y su gente no tendrá dónde ir”, dice el artículo. Impresiona el mapa incluido en el artículo, que muestra el área del Pacífico donde se sitúan estas islas como la que ha experimentado una mayor elevación del nivel del mar. La portada de la revista, que se dedica enteramente al tema, anuncia: “Este entero país está a punto de ser borrado del mapa a causa del cambio climático. No será el único”.

El otro artículo habla de “los vegetales más aterradores de todos”, es decir, los cultivos llamados mutantes.

Y el tercero aborda la locura de Canadá, donde se planea construir lagos artificiales con el agua tóxica sobrante de la extracción de petróleo “no convencional” de arenas bituminosas.  “Estamos jugando a la ruleta rusa con un importante ecosistema. No va a crecer nada en esa sopa de elementos tóxico”, concluye un profesor de la Universidad de Alberta citado por la revista.

Parece que el discurso está cambiando. A ver si los políticos se enteran.

Varsovia: ´We will always have Paris…´

Con una política de mínimos, Australia, Japón y Canadá rebajando sus objetivos de reducción de emisiones y el portazo por parte de las naciones en desarrollo y las organizaciones, la cumbre de Naciones Unidas en Varsovia ha dejado apenas la puerta entornada para Lima el año que viene y para la decisiva cumbre de París, en 2015. Esperemos que haya más sensatez entonces.

Los países convocados en Varsovia llegaron a un acuerdo para marcar objetivos de recorte de emisiones a partir de 2020, que salvaba la cara en el último minuto.

Christiana Figueres

En Varsovia reinó la división entre países desarrollados y en desarrollo, que ya no se dejan vapulear por los primeros. Como dijo Christiana Figueres –Secretaria Ejecutiva de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático— cada vez estamos viendo más fenómenos climáticos y más intensos, y los pobres y vulnerables están ya pagando el precio. Figueres mandó a casa a los gobiernos para que ´hagan los deberes´ antes de la cumbre del clima de París.

Como todo el mundo sabe (aunque no haya captado las portadas de los diarios en castellano), en 2015 caduca el Protocolo de Kioto de 1997 –por el que los países desarrollados están obligados a recortar sus emisiones de gases de efecto invernadero.

En Varsovia, Estados Unidos propuso que se borre esa línea que divide a unos y a otros. Pero se opone a ello el Grupo de Países Afines en Cambio Climático (conocido por sus siglas en inglés LMDC), que incluye a naciones ricas en petróleo como Venezuela, Arabia Saudita, Bolivia y Malasia, otras que tienen grandes depósitos de carbón o son muy dependientes de los combustibles fósiles como China e India, y otros países como Cuba, Nicaragua, Ecuador, Tailandia, Egipto, Pakistán, Filipinas, República Democrática del Congo y Mali. Este grupo, que se creó en 2012 y es cada vez más influente, desea que permanezca la estricta diferencia entre naciones desarrolladas y en desarrollo, y argumenta que la responsabilidad histórica del cambio climático cae del lado de las primeras.

Sigue leyendo en…

Vientos de infortunio: El adverso efecto de los desastres ´naturales´ en el desarrollo

Hay consenso: estar preparado es cuestión de vida o muerte cuando golpea un desastre ‘natural’. Se ha visto en la práctica esta semana en Gran Bretaña, Holanda y Francia, donde una tormenta con vientos huracanados de 160 kilómetros por hora (la peor en una década) ha causado ´sólo´ cinco muertos.

Miren Gutiérrez* 31 octubre, 2013
Hay consenso: estar preparado es cuestión de vida o muerte cuando golpea un desastre ‘natural’. Se ha visto en la práctica esta semana en Gran Bretaña, Holanda y Francia, donde una tormenta con vientos huracanados de 160 kilómetros por hora (la peor en una década) ha causado ´sólo´ cinco muertos.

- See more at: http://www.efeverde.com/blog/blog/vientos-de-infortunio-el-adverso-efecto-de-los-desastres-%c2%b4naturales%c2%b4-en-el-desarrollo-por-miren-gutierrez/#sthash.PtitYQnH.dpuf

Vientos de desgracia

Vientos huracanados en Londres esta semana. Ciclones hace dos semanas en la India… Las noticias parecen confirmar que cada vez hay más fenómenos climáticos y estos son más intensos. Esto son muy malas noticias para aquellas personas que no estén preparadas.

La tormenta –con vientos de más de 80 kilómetros por hora— que ha golpeado hoy el sureste de Gran Bretaña es la peor en años. Esta mañana, el metro en Londres era un caos, con servicios suspendidos o retrasados, y masas aborregadas (entre las que me incluyo) metidas a presión en los vagones. Peor, dos personas han muerto.

En Odisha, India, menos de 40 murieron tras el paso de un ciclón hace dos semanas. Aunque no lo parezca, éstas son buenas noticias. Una tormenta similar dejó en 1999 unos 10,000 muertos en ese mismo área.

Y precisamente esto confirma lo que un reciente informe del Overseas Development Insitute indica que el clima extremo vinculado con el cambio climático es cada vez más frecuente y en el futuro causará mayores desastres. Y que estos desastres, especialmente aquellos ligados a las sequías, podrían ser la causa más importante de empobrecimiento, cancelando el progreso alcanzado en la reducción de la pobreza.

Africa men walking

 

De acuerdo con el informe, hasta 325 millones de personas extremadamente pobres vivirán en los 49 países más propensos a sufrir desastres ‘naturales’ en 2030, la mayor parte de ellos en el sur de Asia y el África subsahariana.

Los 11 países con más riesgo de sufrir pobreza inducida por desastres son Bangladesh, República Democrática del Congo, Etiopía, Kenia, Madagascar, Nepal, Nigeria, Paquistán, Sudán del Sur y Uganda.

Por tanto, los objetivos de desarrollo post-2015 (que se están negociando ahora) deberían incluir metas centradas en afrontar los desastres ‘naturales’ y el cambio climático, y reconocer la amenaza que éstos significan para alcanzar el objetivo de erradicar la pobreza extrema para 2030.

El informe ha tenido gran repercusión, y capto la atención de la  BBC y de otros medios. En un comentario publicado por el diario indio Tehelka, argumentaba además que, una vez pasada la emergencia,  se debe prestar atención no sólo a salvar vidas y proteger infraestructuras, sino también a proteger los medios de vida de las personas.